miércoles, 19 de enero de 2011

Don Enrique Tierno Galván

   
Retrato de D. Enrique Tierno Galván publicado en EL PAÍS en Enero de1987.

"Su máscara coincidía con su cara"

(Comentario del periodista Víctor Márquez Reviriego en TVE
Informe Semanal ,sábado 22 de Enero de 2011.)













Ni soy muy aficionado a los aniversarios ni tengo demasiados motivos para enorgullecerme de casi nada.
Pero siempre hay excepciones y hoy me parece bien recordar que hace 25 años murió en Madrid Don Enrique Tierno Galván que fué, en mi opinión, un excelente alcalde de esta capital y el primero de los democráticos, sin duda el mejor alcalde que yo he conocido (y como madrileño viejo los he conocido de todos los colores y pelajes, algunos insufribles). Además y sin ningún rubor, me enorgullezco de que Don Enrique me honrara, breve pero afectuosamente con su amistad.
Recomiendo al respecto el artículo aparecido hoy en EL PAÍS y firmado por Raúl Morodo.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Cultura/politica/legado/Tierno/Galvan/elpepuopi/20110119elpepiopi_11/Tes

10 comentarios:

Delegada del Taller de Escritura dijo...

Su ofrecimiento de hace algunos días creó un enorme revuelo entre nosotras y hemos decidido centrarnos en nuestro trabajo en el Taller de Escritura, porque no queremos vernos divididas y ridiculizadas.
Lo siento, pero no volveremos a aparecer aquí, al menos como colectivo.

Enrius dijo...

La verdad es que no entiendo nada.
¿Enorme revuelo? ¿divididas y ridiculizadas?
Yo, personalmente no deseo ridiculizar ni dividir a nadie.
Habían dado ustedes muestras de un buen sentido del humor.
Bueno, ustedes mismas.
Lo que digo: no entiendo nada.
Será otra cosa que no alcanzo a comprender...

Oídos y Orejas dijo...

Hoy en día se ha avanzado mucho en medicina. Cirugía, prótesis, medicina preventiva de enfermedades serias, pero nada o poco se ha avanzado en esas enfermedades leves producidas por microorganismos, como el catarro, producido por miasmas ambientales que aprovechan cualquier descuido o debilidad estacional para introducirse en nosotros y asociarse con otros organismos que previamente se introdujeron en nosotros a través de nuestros antepasados, en el caballo de Troya consietudinario y genético. Así parece que va a resultar con estas naipades que aparecieron un día en La Habitación del Hipnal, corrieron por aquí y por allí recordando a Chari Cenzano, su caballo de Troya, y ahora han decidido hacerse silentes, aunque seguirán ahí, quien sabe mudas hasta cuándo.
He buscado, entre los sueltos que han publicado en todo este tiempo, la razón de esta reacción inesperada y, difícil la mujer, creo adivinar que han visto peligrar su integridad grupal por ciertas insinuaciones de Enrius que a él no le parecen nada, pero que a ellas les han parecido podrían ser el inicio de su desintegración. Actúan como un grupo de un sólo cuerpo y no están dispuestas a admitir mutación alguna.
En fin, es una pena.
Me hubiera gustado saber cómo veían ellas al "viejo profesor", muerto hace ya 25 años, cuando eran unas chiquillas.

Uzqueda dijo...

No traigo ningún "comentario hipócritamente escandalizado de estos que supondrán devandeos", como suponía Enrius haríamos el Orejas, el riojano que bebe por demás y yo. Aunque, la verdad es que me ha halagado que me incluya entre personajes tan principales, sea para lo que sea, que ya se me ha olvidado.
No se tome a mal lo de las modistillas, hombre, si es que tenía que pasar. ¿No ve que les caía todo esto un poco grande y que andaban todo el día que si la habitación por ahí, que si la habitación por allá? No debían tener ni tiempo para otras cosas y, claro, el profe del taller ése andaría muy mosqueado, porque él cobra y ustedes vosotros no. Si sería que el Enrius cobraría pues entonces ya estaban las cosas más parejas, pero como lo hace de balde, pues al otro se le encendían todas las antenas y habrá malmetido lo suyo.
Además las chicas siempre andan a la búsqueda de chicos, para joderles en todos los sentidos, es su sino y el nuestro, y aquí no hay mucho que rascar, que todo es de humo de internautas o agua de borrajas de Nalda.
Yo, ya sabe, les envío a todos a cascala.
Y gracias por nombrarme para no muy mal.

Enrius dijo...

Yo a usted, Uzqueda no le nombro mal mas que cuando se pasa, que a veces se pasa. Por otro lado va a ser que, en lo que escribe ahora que es sensato y razonado, va usted, digo, a dar en el clavo. Osease que va a tener razón. Son los inconvenientes de escribir con sentido del humor y de balde.No me tomo a mal casi nada y menos lo de las modistillas, lo que pasa, ya digo, es que me cuesta entender según qué escándalos,que amenaza de desintegración y qué supuestas e inexistentes posibilidades de ridiculizar a este colectivo alberga mi nada modesta intención.
Es como si sería que nos hubieramos escandalizado con los irónicos y literariamente irreprochables bandos del inolvidable alcalde Don Enrique Tierno, mal señalao, porque ya quisiera yo escribir con el salero y el desparpajo con el que él escribía.
Expreso finalmente mi deseo de que nadie se ahogue en un vaso de agua.
Vale.

Enrius dijo...

Su diagnóstico estacional y su homérica referencia, estimado Oídos y Orejas,me parecen tan acertados como el de Uzqueda. Quiero aclarar que era a su persona a quien yo contestaba cuando me refería a los temores de desintegración que usted apuntaba acerca de este honrado colectivo y a su terrible peligro de irreversible mutación.

O. dijo...

Pues yo... qué queréis que os diga, se me hace raro todo esto de la desaparición de gente en el Hipnal. Estamos condenados a ser y estar sin mujeres. Se nos van o se nos mueren. Va a resultar que somos tan misóginos como el tío Florencio que se esconde cuando la asistenta viene a adecentar esto (además lo consigue, adecentarlo, digo), porque no soporta a las mujeres (en realidad son las mujeres las que no le soportan a él).
Oídos y Orejas con sus amores otoñales, Enrius con sus favoritismos paternalistas hacia las chicas, Tasio Uzqueda tan grosero y yo con mi aliento a morapio de Alicante no hacemos sino espantarlas. "Que les den", acaban siempre por decir, o como dice Uzqueda, nos mandan a cascala.
En fin, otra vez la brisca.
Oídos y Orejas de pareja con Uzqueda, y yo con el prior, porque el tío dice que la brisca es un juego de mujeres.
A mí nunca me gustó Tierno, siempre me pareció un obispo laico.

Enrius dijo...

Estimado O.:Respetando sus gustos o disgustos hacia Don Enrique, con cuya amistad y tocayez ya he escrito que me honró en vida,le diré que lo de obispo laico es un oxímoron, metafórico y puede que hasta poético pero imposible.A mi entender era un pequeño gigante y una desconocida celebridad, otros dos que me gustan más.
Siempre hablo bien de mis amigos y más , como el caso de que se trata, cuando están muertos y nunca estuve a su altura.
El tío Florencio, que es un bello monstruo y un desvergonzado tímido, rehúye la presencia de Fuencisla por miedo a espantarla y porque recela de su charlatana mudez.
Ya sabe usted de sobra lo contradictorios que somos en esta habitación.
Ongi pasa eta gutxi gasta.
Vale.

O. dijo...

Tal y como lo dices, bastante apreciado E., parece que no se pudiera hablar de don Enrique si no fuera para alabarlo.
La figura literaria retórica conocida como oxímoron fue muy utilizada en la lógica helénica para esclarecer los nudos de la verdad a través de la contradicción de los términos utilizados para definirla. Tú dices, como Parménides, que sólo hay un camino para la verdad (la de la apreciación de Tierno) y yo, como Heráclito, creo que la verdad cambia según el camino avanza.
Yo no hablo, por supuesto, de tu amigo y tocayo, tan apreciado por ti íntimamente, sino del alcalde que fue de Madrid, tuyo y mío, y ya puestos creo que hay grandes personas que no sirven para todo. Aquél: "¡¡Madrileños, el que no esté colocado que se coloque y al loro!!" siempre me pareció muy ñoñamente populista, de obispo laico, como decía en el escrito anterior. La invitación a vivir intensamente -que es lo que los que le defienden argumentan a favor de la frasecilla- era bastante innecesaria, allí y entonces, porque eran los tiempos (de la ingenua y pronto derrotada movida madrileña) los que engalanaban su gestión de alcalde, y no al revés. Tratando de apuntarse a ese éxito, el PSOE madrileño acabó por controlar y dirigir todas las inciativas populares de los que vivían y trabajaban intensamente por acabar con el tufillo posfranquista ambiental y muy pronto consiguió terminar con todo ello.
Y digo esto relacionándolo con la gestión de Tierno/Barranco que, para mí, fue muy opinable (por no decir otra cosa).

Enrius dijo...

Empecemos, estimado O., por el final de tu comentario. La gestión política y concretamente municipal de Tierno y de Barranco fueron claramente separables y de valor e interés muy distintos. No conviene, a mi entender, unirlas aunque , como todo, son opinables.
Si en aquella movida época todos nosotros, incluídos tú y yo, andabamos alegres, colocados y al loro para escándalo de los bienpensantes, no acabo de entender que, treinta años después,la constatación de aquella realidad por parte del alcalde te parezca ahora ñoñamente populista. Así estábamos nosotros, pasando las noches de claro en claro y los días de turbio en turbio,colocados y al loro cada uno a su manera.
Si lo escribo es que ya sé lo que es un oxímoron.
Yo no digo nada como Parménides y mucho menos que haya un solo camino para la verdad, no pongas en mi boca/tecla cosas que no digo/escribo.
Lo que sí digo y lo escribo, por ejemplo con Steiner y no con Parménides, es que la búsqueda desinteresada de la verdad, sujeta a ser rebatida con un contraejemplo, a prueba experimental o a imperativo de la lógica, no es universal.
La verdad está fuera del alcance de nuestra mano, tiene una existencia propia.
La visión de la verdad más allá del alcance racional, más allá de la lógica es cosa de la tradición mística. Yo soy ascético y no estoy seguro de que la verdad me haga libre ni de qué cosa sea la verdad.La única que piensa que la verdad le pertenece es la Iglesia Católica y así le va...
Por último y contestando a tu primero,se puede hablar y escribir de Don Enrique como a cada uno le venga en gana: denostándolo a la manera de los bienpensantes que le hacen culpable de la disolución de los valores de la juventud de aquella época(!!)o apreciando su capacidad para "colocar" a Madrid en el mapa del mundo al tiempo que se ocupaba de su saneamiento integral y de la recuperación de sus barrios marginales eternamente desatendidos.
Todo esto celebrando el hecho de que nunca pudiera conseguir,por suerte, su objetivo de ser presidente del gobierno lo que hizo de él, en opinión de muchos madrileños entre los que me cuento, el mejor alcalde que nunca ha tenido esta capital.