jueves, 29 de abril de 2010

Los Limmericks de un tipo llamado Lear

Declarada en varias ocasiones mi inclinación y mi devota preferencia por Los Raros, quiero recordar, a día de hoy, a uno de los más olvidados raros que en el mundo han sido y cuyo recuerdo viene a mi memoria desde un ayer bastante lejano.
Descubrí a "un tipo llamado Lear" através de la contemplación y absorta lectura de un librito ,VOLUMEN XXVI DE LA COLECCION VISOR DE POESIA, editado por Alberto Corazón allá por el año 1972 y con un suculento prólogo de Leopoldo Maria Panero.
En la creencia de que ninguno de los antedichos me echará en cara la apropiación ,acaso indebida, para este modesto blog de dicho volúmen y alguna de sus ilustraciones, paso a mostrar al eventual y deseado lector las cosas que escribía ese tipo llamado Lear y los dibujos que, de su mano, las acompañaban. Vean, si no les sirve de molestia, un par de ejemplos de los llamados Limmericks.



Les obsequio a ustedes, además, con la traducción del propio Panero.

Había una vez un viejo de negro
Al que un saltamontes se le subió a la espalda;
Y ese chirrido en su oído
eran latidos de pánico
a este viejo de negro y sin ayuda.





La traducción al castellano es tan divertida y absurda que merece igualmente ser transcrita.


Había una vez un señor en España
que simplemente temía al dolor o desgracia
Por consiguiente se sentó en una silla
Con todos sus pies en el aire
Y así siempre este viejo sombrío de España.


Escribe Panero en el prólogo :


Considerado por Ruskin como el mejor, y quizá amante o algo oscuro de Tennyson (pues, en efecto, se encuentran muchos poemas de éste último con la enigmática dedicatoria "a E. L.") más pobre e infeliz que muchos de sus "viejos", Edward Lear sufrió después la misma marginación y entrega a un público infantil que no le entiende, como Carroll y Swift.(...)

(...)Pero al poner en tela de juicio el destino que se ha dado a las obras de Lear, como traicionándole y sin que él interviniera, quizás he obrado un poco superficialmente. Y es que, en efecto,los que como yo, Lear y muchos otros,no tenemos la menor intención de comunicar con ustedes, acabamos por preferir un público de niños o por hablar de animales, duendes y otras cosas que al parecer son propias de la literatura infantil. Y así fue ésta, para Carroll y Lear un exilio, sí,pero que ellos mismos cuidadosamente se buscaron.(...)


Hay docenas de estos Limmerick en el pequeño volumen de la colección Visor y este recuerdo a un olvidado Lear ha sido un deseo de volver a algunas fantásticas, raras y absurdas lecturas de mis años mozos. Un reencuentro con el "rey Lear", no el de Shakespeare, naturalmente si no este tipo llamado Lear, rey destronado del "non-sense" y oscuro poeta, mal nacido en Londres en 1812, que mostró desde niño afición al dibujo, que fue empleado de un parque zoológico, que viajó y publicó un diario de viaje por Italia, por Grecia y por Albania haciendo dibujos como siempre hacían los incansables viajeros y dibujantes británicos de aquel entonces.
Habrá por ahí, porque en la red hay de todo, más información acerca de este individuo.
Por mi parte de pocos personajes he podido nunca sentirme tan cercano.
Lo que digo, Un Raro.



La portada, como todas las de Alberto, anunciaba lo que iba a encontrarse uno en el interior.

domingo, 11 de abril de 2010

La lengua de Madroñera. Medicina popular extremeña, con su propio acento...

" video
INTRODUCCIÓN AUDIOVISUAL.
Donde se puede escuchar la propia voz del Tío José y la de Pilar Montero junto con algunas imagenes de lugares que remiten a una lejana infancia de mi recordada Extremadura.


Siendo este un lugar y habitación para las imágenes y las palabras deseo dedicar esta entrada a las segundas, expresadas en un habla propia de Extremadura y que no siendo demasiado conocida en según qué lugares, tiene para mí unas resonancias especiales que llegan desde la infancia. Me refiero al denominado Castúo  del que en la tan visitada Wikipedia se escribe :
Castúo, denominación acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz cuando en 1921 publicó su libro de poemas El Miajón de los Castúos en el que intentaba reflejar el habla rural y que definió como "castizo, mantenedor de la casta de labradores que cultivaron sus propias tierras"
Quienes conocen y manejan este especial lenguaje pertenecen, en efecto, al mundo rural de este lugar de nuestra geografía y quienes lo estudian y divulgan determinados aspectos de su uso histórico o actual, pertenecen generalmente al mundo universitario como es el caso de la autora del libro que provoca esta entrada. Por cierto que estos últimos no se refieren a este habla como Castúo sino como lengua de Madroñera.
Publicado en 1992  por una entonces jovencísima filóloga graduada en la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres,"Medicina Popular Extremeña",es un trabajo de investigación en forma de encuestas en la localidad alto-extremeña de Madroñera, en el que se recogen : Conocimientos y prácticas que, por tradición, emplea el pueblo para prevenir, conocer y cuidar las enfermedades y conservar la salud, según reza una nota a pie de página que su autora, Pilar Montero Curiel, incluye en la introducción.
Al pedir a esta amiga su autorización para utilizar algunos fragmentos de su pequeña y estupenda obra, me contesta  de esta manera:
Querido Enrique
¡Tiés mi permiso pa envereal lo que pueas con esa medecina populal!
Hijitu, vaya comenencia de libru, mala rabia lo caiga (tía Josefa la Monteja, que en paz descanse la probe, dixit).

Algunos autores suelen mostrar  una severa opinión acerca de su primera obra, pero en el caso de la que trato, la que irónicamente manifiesta su autora, aunque comprensible,es totalmente injustificada. Si yo hace más de diez años,cuando la autora tuvo la amabilidad de regalarme el libro con dedicadoria,como debe ser,  me divertí tanto con las encuestas y su lenguaje, no es aventurado suponer que a algunos lectores de esta entrada les suceda lo mismo.
Transcribo del capítulo dedicado a la Medicina General Empírica y en su apartado en el que se refiere al aparato digestivo y sus desarreglos, es decir tenel el bientri sueltu  o tenel esu que anda :

"La coliteh necesita que el enfermo se ehté medecinando de continu y a temporáh se contieni ; y aluegu cuando menuh mirah,eh mu corsaria a reproducilsi, que no se quita del tó. Algunah cosillah dehtah belequí son mu buenah pa esu, porque la contienin, y si se bía d´acel cincu ebacuacionih, no se hadi máh que doh o treh. En cambio en la diarrera eh que te aci dañu la comía o la cena y ehtáh doh o treh díah en el retreti. Se pasa poniéndusi a dieta..."
Remedio infalible el jugo de limón, naranja, romero e hinojo.

Más sorprendente resulta el método seguro para mantener sana la dentadura narrado a la autora por un nonagenario que la consevaba en buen estado.

"Se da el casu de que tié que sel loh luneh, cortalsi las uñas de la manu derecha y lah del pie ihquierdu; al luneh siguienti lah de la manu ihquierda y lah del pie derechu, que cruci, y tié qu´acelsi treh becih seguidah y luegu una beh al meh"
Huelga decir que no pretendo exégesis ni comentario de texto acerca del opúsculo en cuestión, tan sólo la selección, forzosamente arbitraria,de algunos de sus pasajes francamente peculiares.

En Madroñera existen varias personas reconocidas por tener gracia para aplicar masajes con los dedos, amparándose en ciertos productos que ellos mismos elaboran en sus casas para que el masaje sea más efectivo (pág 83: El Aparato Locomotor)

"Cuando se lah rompían lah patah a lah obejah y lah cabrah lah curaba y lah iba mu bien, mu bien...Lah curaba ¿sabes? fíhate, porque ay becih que se chocan ¿no?, el ganau se choca, o s´entallan, o cuandu s´arremolinan, se cain y a lo mehol se rompin una pata , ¿no?, o una manu,¿no? y como allí en el campu no ay ciertoh remediuh que se necesitan, pueh...¿tu no sabih lo que´eh una retamera, no , una retama? Pueh la retama eh una planta qu´eh mu alta, bieni siendu comu la ehcoba. Buenu, pueh esah ahumah, esah ohínah, esah ahumah de la retama, lah machábamuh bien macháh, bien macháh y se hadi com´un fregón, como d´ehtopa, y preparah unah tablillitah, así,
com´un lápih, y si con cuatru tablitah así,aluegu aquellu, ¿sabih?, orinábamuh en ellu, ehtaba empapau de orin, la mehcla esa, esi machihu de esu, y se lo embolbía bien embueltu al güesu rotu; se la ataba y a mu pocu empezaba ya a apoyal y se curaba...Y pol aí pué aprendel aluegu algunu que tenía lah muñecah o, ¡cagu en Dios!, siempre lah curaba y siempr´iba bien.

Y según resulte,más adelante publicaremos otro capítulo,de modo que, Continuará....,velehí.

viernes, 9 de abril de 2010

Dieciseis jueces "Setze jutjes d´un jutjat menjen fetje d´un penjat"




Me van a perdonar (creo) los habituales comentaristas de este lugar, acostumbrados a otro tipo de asuntos que aquí se tratan, pero no me resisto a la tentación de publicar como entrada un comentario que acabo de incluír en el blog DUDAS RAZONABLES de mi sobrino uruguayo y corresponsal de La Habitación del Hipnal en Montevideo, Jorge Barreiro, referente a una burla que allá se ha escenificado por parte de una murga o charanga, similar a las de Cádiz, y que pone en solfa a los indígenas charrúas considerado, al parecer por algunos, como un tema políticamente incorrecto. Este editor de ustedes, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (va para EMILIO), decidió comentar algo acerca del muy controvertido asunto del juez Baltasar Garzón con lo cual dejo constancia de mi opinión también en casa.

Este es el comentario:

Hace mucho tiempo que me declaré situacionista,(desde los olvidados años sesenta) con lo cual las burlas aquí comentadas acerca de los charrúas por la murga Agárrate Catalina, que desde este hemisferio no tengo el gusto de conocer, me parecen tan lícitas como las que se refieren a toda clase de personajes, reales o imaginarios, republicanos o monárquicos. Tan lícita como las que ponen en solfa a gobiernos, mandatarios, Santidades, Beatitudes y marqueses latifundistas, o Grandes de España o Pares de Francia o…conspicuos representantes del poder judicial.
Dicho esto y dicho en este lugar que se llama Dudas Razonables, les ruego que me permitan una disgresión y la exposición de una duda que me parece más que razonable. Y Agárrense Catalinas porque la cosa tiene un carácter más universal de lo que ustedes puedan pensar.
¿No les parece una burla y burla sangrienta que, en estos dias y en España, se vaya a sentar en el banquillo de los acusados a un juez, acusado nada menos que de PREVARICAR, es decir dictar una sentencia a sabiendas de que es injusta,es decir lo peor que puede hacer un juez, por defender y reparar en lo posible a las víctimas del franquismo?
No es improbable que conozcan ustedes por la prensa que el juez español Baltasar Garzón va a ser, con toda probabilidad, excluído de la carrera judicial acusado de prevaricación por haber dado via libre a las acciones que se derivan de la llamada Ley de Memoria Histórica, es decir que los restos de los miles de asesinados durante y después de la Guerra Civil, puedan ser buscados, reconocidos, exhumados y recordados por sus hijos o nietos o bisnietos. Creo que no tengo que explicar aquí quién es el juez Garzón, ni aquí ni en Chile, ni en Argentina ni en el Reino Unido de la Gran Bretaña ni en los EE UU. Dudo que exista juez más controvertido por sus arriesgadas decisiones, sus acciones "al filo de lo imposible" y su constante presencia en los medios de difusión.
Dudo, como es natural, de los fundamentos jurídicos que van a hacer posible tan sorprendente decisión de la judicatura de este país, no puedo ni sé ni quiero entrar en lo que desconozco por completo.
La Ley de Memoria Historica entra en conflicto con la Ley de Amnistía que hizo posible en España la transición a la democracia, transición ejemplar por pacífica y consensuada pero llena de agujeros, de concesiones mutuas, de renuncias por una y otra parte y de…”dudas razonables”.
Obviando el hecho de que la denuncia contra el juez viene por parte de asociaciones tardofranquistas, señaladamente Falange Española(!!) pues en democracia cualquier ciudadano tiene ese derecho, esta va a ser la primera vez en la historia moderna que un magistrado en un Estado democrático va a ser sentado en el banquillo por intentar conseguir justicia y reparación para las víctimas de crímenes de genocidio durante la Guerra Civil Española que, como es sabido, no tienen fecha de caducidad, no prescriben.
Pero lo que se pone en cuestión es mucho más grave :
la propia Ley de Amnistía y por supuesto la credibilidad del Poder Judicial en un Estado de Derecho.
La polarización de la sociedad de este país mío, y en parte de ustedes, es de tal calibre por este insólito enjuiciamiento y en medio de escándalos de corrupción política de grandes proporciones que afectan nada menos que al principal partido de la oposición, que personalmente ,repito, no puedo manifestar mas que asombro por un lado, indignación por otro y sobre todo, repito, dudas razonables.
Lo dicho : Agárrense Catalinas que aquí se va armar la Marimorena