jueves, 17 de noviembre de 2011

La Tetera de Russell


Bretrand Russel

Richard Dawkins





Por si los presentes no lo fueran suficientemente, se avecinan malos tiempos,  o sea, peores todavía. En momentos como estos  me encuentro tan desconcertado como la mayoría de la población y soy proclive a divagar en busca de cualquier cosa que sirva para aflojar la tensión que producen la atenta escucha de los telediarios o la no menos atenta lectura de según qué artículos de opinión de según qué periódicos.
Luego me pongo a pintar pero, como estoy muy disperso, enseguida me canso y se me acaban las ideas o ando escaso de serotonina y se me quejan las sinapsis de las neuronas.
¿O es que alguien se cree que no hacen falta demasiadas neuronas para pintar cuadros o hacer dibujos, sean estos y aquellas figurativos o abstractos?
Bueno, la verdad es que viendo algunas de las últimas manifestaciones contemporáneas de estos dos procedimientos artísticos, yo no haría culpable a ningún escéptico.
A lo que iba, que no quiero divagar.
Tras aceptar mi momentánea falta de entusiasmo por esa actividad artística, que hasta hace un par de años era mi sustento, me dispongo a un  cotidiano paseo por Wikipedia.
Es este un paseo mucho más saludable que cualquier otro de los que me recomiendan en el centro de salud para controlar los excesos de glucosa en sangre. Confesada esta afición , que a veces es adicción, me permito recomendar a mi vez, dicho paseo con este enlace es.wikipedia.org/
Es sobre todo por apoyar esa  bien razonada ayuda que pide Jimmy Wales (yo ya he colaborado).
Al iniciar este paseo iba pensando  que en esta sociedad nuestra, tan amenazada por los Mercados Financieros, se avecina un cambio de gobierno que previsiblemente va a dar al traste con uno de los logros del anterior. Me refiero a la tan controvertida asignatura del Educación para la Ciudadanía, ese intento laico y razonable por mejorar el bagaje cultural de nuestras jóvenes generaciones. Quienes deseen que sus hijos estudien religión en su derecho están pero bueno sería que tanto padres como hijos, y suponiendo que de estas dos categorías una al menos lea estas líneas, se encontraran con estos dos impagables textos que yo he encontrado en mi vespertino deambular por la enciclopedia libre escritos por Bertrand Russell y Richard Dawkins:












La tetera de Russell es una analogía creada por el filósofo Bertrand Russell para refutar la idea de que le corresponde al escéptico desacreditar las afirmaciones infalsables de la religión. En un artículo titulado Is There a God? (del idioma inglés, "¿Hay un Dios?"), encargado (aunque nunca publicado) en 1952 por la revista Illustrated, Russell escribió lo siguiente:


Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aún por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo iluminado, o la del inquisidor en tiempos anteriores.

En su libro El capellán del diablo Richard Dawkins desarrolló el concepto:   
La razón por la que la religión organizada merece hostilidad abierta es que, a diferencia de la creencia en la tetera de Russell, la religión es poderosa, influyente, exenta de impuestos y se la inculca sistemáticamente a niños que son demasiado pequeños como para defenderse. Nadie empuja a los niños a pasar sus años de formación memorizando libros locos sobre teteras. Las escuelas subvencionadas por el gobierno no excluyen a los niños cuyos padres prefieren teteras de forma equivocada. Los creyentes en las teteras no lapidan a los no creyentes en las teteras, a los apóstatas de las teteras y a los blasfemos de las teteras. Las madres no advierten a sus hijos en contra de casarse con infieles que creen en tres teteras en lugar de en una sola. La gente que echa primero la leche no da palos en las rodillas a los que echan primero el té.


Desconozco si existe algún texto dedicado a desacreditar las afirmaciones  de  

Educación para la Ciudadanía, sean o no infalsables, tan creativo e inteligente como 

los de Bertrand Russell y Richard Dawkins. Si existe, seguro que Google lo sabe y 

ya lo ha colgado, con lo que se pueden comparar ambos. No en vano este motor de

búsqueda empieza a ser considerado por algunos como el verdadero dios cuya

omnipresencia en la Red y cuya capacidad para contestar a todas las preguntas lo

 hace ver como tal.

Si no lo creen , aventúrense a dar un interminable paseo por los vericuetos de

Wikipedia, su hija unigénita.

Ayuda mucho a la ciudadanía y a su educación.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Cambiar de cara







Renovarse o morir.
De tal manera y puesto que Blogger se empeña amablemente en ofrecer este nuevo diseño del blog, La habitación del Hipnal y un servidor se renuevan, porque para morirse ya habrá tiempo.
Pronto hará tres años que, con la inestimable colaboración de varios allegados, La Habitación está en La Red con lo que puede que ya fuera bueno arriesgarse. De esta manera, y como indica la imagen, me tiro a la piscina. Porque ya se ve que hay agua.
Por otro lado, la facilidad que ofrece Google para que cada usuario y visitante de la página la visualice a su gusto, me parece una estupenda idea que facilita, además, la localización de entradas antiguas con una rápida visión del conjunto según la opción elegida.

Desde esta entrada rogaría a los habituales que tuvieran a bien comentar acerca de este nuevo aspecto lo que me iría dando una idea de lo acertado o equivocado de esta decisión.
Gracias de antemano.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Alemania y Grecia






Los envíos múltiples de archivos, generalmente carentes de interés, son moneda corriente en la Red.
Sin embargo, estimo que este constituye una excepción.


CARTAS ABIERTAS APARECIDAS EN EL PERIÓDICO SEMANAL ALEMÁN “STERN”

Hace unos meses, aparece publicada una Carta Abierta dirigida a “Queridos griegos” por un ciudadano alemán de nombre Walter Wuellenweber, que como título llevaba :
Después que Alemania tuvo que salvar a los Bancos, ahora debe salvar también a Grecia.

Los griegos que primero han hecho alquimias con el Euro, ahora en vez de hacer economías, hacen huelgas.

Queridos griegos: desde 1981 pertenecemos a la misma familia.
Nosotros, los alemanes, hemos aportado como nadie otro al Fondo común, cerca de 200.000.000.000 euros, mientras que Grecia ha recibido cerca de 100 mil millones de esa suma, o sea la mayor suma per cápita que ningún otro pueblo de la UE.
Nunca ningún pueblo ayudó hasta ahora voluntariamente hasta este grado a otro y por tanto tiempo.
Son Uds sinceramente, los amigos más caros que tenemos.
El caso es que no solo Uds se engañan a sí mismos, sino que también a nosotros.
En esencia, Uds nunca demostraron ser merecedores de nuestro Euro. Desde su incorporación como moneda de Grecia, nunca lograron hasta ahora cumplir con los criterios de estabilidad.
Dentro de U.E. son el pueblo que gasta las mayores sumas en bienes de consumo.
Uds descubrieron la Democracia, entonces deben conocer que se gobierna a través de la voluntad del pueblo, quien finalmente tiene la responsabilidad. No digan entonces, que solo los políticos son responsables del desastre.
Nadie los obligó a evadir durante años impuestos, oponerse a cada política coherente para reducir el gasto público y nadie los obligó a elegir los gobernantes que han tenido y tienen.
Los griegos son quienes nos han mostrado el camino de la Democracia, de la Filosofía y de los primeros conocimientos de Economía Nacional.
Pero ahora nos muestran un camino equivocado. Y donde Uds ya han llegado, no va más allá!!

A la semana siguiente, STERN publica una Carta Abierta de un griego, dirigida a Wuellenweber:
Querido Walter, me llamo Georgios Psomás. Soy funcionario público y no “empleado público” como despectivamente, como insulto, se refieren a nosotros mis compatriotas y tus compatriotas..
Mi sueldo es de 1.000 euros. Por mes, eh? No vayas a pensar que son por día, como te quieren hacer creer en tu país. Fíjate que gano una cifra que ni siquiera es inferior en 1.000 euros a la tuya que es por varios miles.
Desde 1981, tienes razón, pertenecemos a la misma familia. Sólo que nosotros les hemos concedido en exclusividad a Uds un montón de privilegios, como ser los principales proveedores del pueblo griego de tecnología, armas, infraestructura (2 autopistas y dos grandes aeropuertos internacionales), telecomunicaciones, productos de consumo, autos, etc. Si me olvido de algo perdóname. Te señalo que dentro de la UE somos los mayores importadores de productos de consumo que elaboran las fábricas alemanas.
La verdad es que no hacemos responsables solo a nuestros políticos por el desastre de Grecia. Contribuyeron mucho algunas grandes empresas alemanas, las que pagaron enormes "comisiones" a nuestros políticos para asegurarse los contratos, para vendernos de todo, y unos cuantos submarinos fuera de servicio, que puestos en el mar, quedan tumbados de costado en el mar.
Yo sé que aún no das crédito a lo que escribo. Teneme paciencia, espera, lee toda la carta y si no llego a convencerte, te autorizo a que me eches de la Eurozona, ese lugar de la VERDAD, de la PROSPERIDAD, de la JUSTICIA y de lo CORRECTO.
Estimado Walter:
Pasó más de medio siglo desde que la 2da Guerra Mundial terminó, ES DECIR MÁS DE 50 AÑOS, desde la época en que Alemania debería haber saldado sus obligaciones con Grecia.
Estas deudas, QUE SOLO ALEMANIA hasta ahora se resiste a saldar con Grecia, (Bulgaria y Rumania han cumplido en pagar las indemnizaciones estipuladas), consisten en :
1. Una deuda de 80.000.000 de marcos alemanes por indemnizaciones, que quedó impaga desde la Primera Guerra Mundial
2. Deudas por diferencias de clearing, en el período entreguerras, que asciende hoy en 593.873.000 dólares USA.
3. Los préstamos obligados que contrajo el III Reich a nombre de Grecia durante la ocupación alemana, que ascendieron en 3,5 mil millones de dólares durante todo el período de ocupación.
4. Las reparaciones que debe Alemania a Grecia , por las confiscaciones , persecuciones, ejecuciones y destrucciones de pueblos enteros, rutas, puentes, líneas ferroviarias, puertos, que produjo el III Reich,y que según lo dictaminado por los tribunales aliados, asciende a 7,1 mil millones de dólares, de los cuales Grecia no vio un billete aún.
5. Las inmensurables reparaciones de Alemania por la muerte de 1.125.960 griegos (38.960 ejecutados, 12.000 muertos como daño colateral, 70.000 muertos en combate, 105.000 muertos en los campos de concentración en Alemania, 600.000 muertos de hambre, etc. etc.)
6. La tremenda e inmensurable ofensa moral ocasionada al pueblo griego y a los ideales humanísticos de la cultura griega.

Sé amigo Walter, que no te debe gustar para nada lo que te escribo. Lo lamento
Pero más me molesta lo que Alemania quiere hacer conmigo y con mis compatriotas.
Amigo Walter: en Grecia operan 130 empresas alemanas, dentro de las cuales se incluyen todos los colosos de la industria de tu país, las que tienen ganancias anuales de 6,5 mil millones de euros.
Muy pronto Walter, si la cosa sigue así, no podré comprar más productos alemanes, porque cada vez tengo menos dinero. Yo y mis compatriotas crecimos siempre con privaciones, lo vamos aguantar, no te hagas problema. Podemos vivir sin BMW, sin Mercedes, sin Opel, sin Skoda. Dejaremos de comprar productos de Lidl, de Praktiker, de IKEA.
Pero Uds, Walter, cómo se las van a arreglar con los desempleados que dejará esta situación que por ahí los obligue a bajar su standard de vida, sus autos lujosos, sus vacaciones al exterior, sus excursiones sexuales a Tailandia?
Uds (alemanes, suecos, holandeses, y restantes “compatriotas” de Eurozona) pretenden que nos vayamos de Europa, de la Eurozona y no sé también de donde más.
Creo firmemente que debemos hacerlo, para salvarnos de una Unión que es una banda de especuladores financieros, un equipo en el cual jugamos, si consumimos los productos que Uds ofrecen: préstamos, bienes industriales, bienes de consumo, obras faraónicas, etc.
Y finalmente Walter, debemos “arreglar” otro tema importante, ya que vosotros también, sois deudor de Grecia:
EXIGIMOS QUE NOS DEVUELVAN LA CIVILIZACIÓN QUE NOS ROBARON!!!
Queremos de vuelta a Grecia las inmortales obras de nuestros antepasados, que guardan en los museos de Berlín, de Munich, de París, de Roma y de Londres.
Y EXIJO QUE SEA AHORA!! Ya que si me muero de hambre, me quiero morir al lado de las obras de mis antepasados.
Cordialmente.
Georgios Psomás

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Rafael Cavestany, compositor.







A la edad de diez años, más o menos, empecé a escuchar música. He escuchado desde entonces casi de todo. Desde la infantil fascinación por Tchaikovsky, pasando por las arquitecturas sonoras de Bach y Haendel, hasta Paquita la del Barrio  ( ¡Me estás oyendo, inútil! ).
Quede consignado de esta manera que soy un ecléctico de nación.
Sucede que la primera vez que uno escucha las Variaciones Goldberg  siente la imperiosa necesidad de volverlas a escuchar una y otra vez. Obsesivamente. Y quedan ya impresas en los entresijos del cerebro para siempre. Antes de los dieciocho de mi edad, sin embargo, una momentánea obstrucción auditiva, de pronóstico menos grave, me impidió la atenta escucha de los Módulos de Luis de Pablo suprimiendo esa misma e imperiosa necesidad con lo cual mis entresijos cerebrales quedaron huérfanos de atonalismo. Es esta pues, una antigua carencia mía no por accidental y patológica menos lamentable.


A todas estas, Rafael Cavestany reaparece en mi vida transformado en un compositor posmoderno de vanguardia lo que me produce un pánico inicial solo superado por mi mencionado eclecticismo.
Ni corto ni perezoso este compositor, familiar tan cercano , me entrega la partitura de su primer Concierto uno para piano. Esta entrega la hace a grandes voces ( es muy expresivo) y en el recinto de la pequeña galería de arte donde estoy, a la sazón, exponiendo mis dibujos y grabados. Movido sin duda por un genético atavismo familiar acudo entonces a mi amigo Javier López de Guereña solicitándole que, a cambio de un aguafuerte firmado y numerado, transcriba una parte de la música contenida en la mencionada partitura .
Semanas después y en mi estudio, le hago escuchar a Rafael Cavestany los compases iniciales de su Concierto uno para piano,  transcrito a golpe de sintetizador. Quedamos los dos presa de un emoción incontenible (ambos somos muy expresivos).
Al poco tiempo asistimos Begoña y yo al estreno de dicho concierto en Ibiza (hoy Eivissa), interpretado por  el pianista granadino Sebastián Mariné. Tras esta  primera audición, los entresijos de mi cerebro empiezan a experimentar el deseo de una segunda audición, de manera que el atonalismo va haciendo mella en aquellas neuronas mías tan huérfanas y la indispensable serotonina posmoderna va lubricando debidamente sus conexiones.
Ya solo me queda cerrar los ojos, emocionarme y pensar en Stravinsky cuyo cigarrillo, ardiendo en el extremo de una larga boquilla, diluye sus humos azules entre los enérgicos compases iniciales del Concierto uno para piano de Rafael Cavestany.


Desde aquellos no tan lejanos años Rafael Cavestany viene  desarrollando una exitosa carrera de compositor posmoderno de vanguardia  desde la isla de Ibiza (hoy Eivissa) donde reside y trabaja.


El pasado domingo dia 30 de octubre, en Madrid y en los nuevos Teatros del Canal, Rafael Cavestany estrena siete pequeñas piezas que titula Trío en cuestión. Se trata de siete composiciones con los que este autor se obstina en representar sus relaciones personales con algunas amistades y familiares.
Deseo expresar que compartimos el compositor y yo mismo una gran afición a los conflictos familiares en los cuales nos hemos ejercitado durante toda nuestra vida consciente.
Acudo al concierto ofrecido por el Cuarteto Areteia con la esperanza de que mis entresijos auditivos estén en disposición favorable a la atonalidad, sea o no posmoderna.
Me siento en una butaca lateral.
¿Cómo superar la necesidad de la melodía?, ¿con la razón?, ¿con el sentimiento?. Una es fría e implacable el otro veleidoso e inconstante.
En los inicios del Trío en cuestión, los dedos de la pianista Elena Aguado, a quien está dedicado, se deslizan vertiginosos sobre el teclado evidenciando la obstinación de este triálogo al que se refiere Rafael Cavestany para prefigurar musicalmente el desarrollo de sus personales conflictos familiares.
El final vuelve a conducir al principio cerrando el círculo de lo imposible.

En cualquier caso, y a petición de mis huérfanas, he vuelto a escuchar este trío, este triálogo, en el sitio web del compositor. Invito a visitarlo y a escucharlo, está muy bien. http://www.rafaelcavestany.com/index_es.html


Tan sugerentes son los títulos de las siete piezas de este Trío que he decidido unirlos a siete de algunas de mis últimas pinturas de pequeño formato. Sin la previa autorización del compositor, siguiendo los salvajes usos de la Red.


Creo que están acordes en tamaño e intensidad.
Y de esta manera sigo trialogando con Rafael Cavestany.




                      

                                                   ¿Y si trialogamos?




                               ¿Porqué tanto empeño?




                                  ¿Qué se siente?




                                    ¿Sigues buscándole?




                                      ¿Y tú quién eres?




                           ¿Pero tú, por qué vas ahí?


            
                            Te perdono, ¿me perdonas?