domingo, 11 de abril de 2010

La lengua de Madroñera. Medicina popular extremeña, con su propio acento...

" video
INTRODUCCIÓN AUDIOVISUAL.
Donde se puede escuchar la propia voz del Tío José y la de Pilar Montero junto con algunas imagenes de lugares que remiten a una lejana infancia de mi recordada Extremadura.


Siendo este un lugar y habitación para las imágenes y las palabras deseo dedicar esta entrada a las segundas, expresadas en un habla propia de Extremadura y que no siendo demasiado conocida en según qué lugares, tiene para mí unas resonancias especiales que llegan desde la infancia. Me refiero al denominado Castúo  del que en la tan visitada Wikipedia se escribe :
Castúo, denominación acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz cuando en 1921 publicó su libro de poemas El Miajón de los Castúos en el que intentaba reflejar el habla rural y que definió como "castizo, mantenedor de la casta de labradores que cultivaron sus propias tierras"
Quienes conocen y manejan este especial lenguaje pertenecen, en efecto, al mundo rural de este lugar de nuestra geografía y quienes lo estudian y divulgan determinados aspectos de su uso histórico o actual, pertenecen generalmente al mundo universitario como es el caso de la autora del libro que provoca esta entrada. Por cierto que estos últimos no se refieren a este habla como Castúo sino como lengua de Madroñera.
Publicado en 1992  por una entonces jovencísima filóloga graduada en la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres,"Medicina Popular Extremeña",es un trabajo de investigación en forma de encuestas en la localidad alto-extremeña de Madroñera, en el que se recogen : Conocimientos y prácticas que, por tradición, emplea el pueblo para prevenir, conocer y cuidar las enfermedades y conservar la salud, según reza una nota a pie de página que su autora, Pilar Montero Curiel, incluye en la introducción.
Al pedir a esta amiga su autorización para utilizar algunos fragmentos de su pequeña y estupenda obra, me contesta  de esta manera:
Querido Enrique
¡Tiés mi permiso pa envereal lo que pueas con esa medecina populal!
Hijitu, vaya comenencia de libru, mala rabia lo caiga (tía Josefa la Monteja, que en paz descanse la probe, dixit).

Algunos autores suelen mostrar  una severa opinión acerca de su primera obra, pero en el caso de la que trato, la que irónicamente manifiesta su autora, aunque comprensible,es totalmente injustificada. Si yo hace más de diez años,cuando la autora tuvo la amabilidad de regalarme el libro con dedicadoria,como debe ser,  me divertí tanto con las encuestas y su lenguaje, no es aventurado suponer que a algunos lectores de esta entrada les suceda lo mismo.
Transcribo del capítulo dedicado a la Medicina General Empírica y en su apartado en el que se refiere al aparato digestivo y sus desarreglos, es decir tenel el bientri sueltu  o tenel esu que anda :

"La coliteh necesita que el enfermo se ehté medecinando de continu y a temporáh se contieni ; y aluegu cuando menuh mirah,eh mu corsaria a reproducilsi, que no se quita del tó. Algunah cosillah dehtah belequí son mu buenah pa esu, porque la contienin, y si se bía d´acel cincu ebacuacionih, no se hadi máh que doh o treh. En cambio en la diarrera eh que te aci dañu la comía o la cena y ehtáh doh o treh díah en el retreti. Se pasa poniéndusi a dieta..."
Remedio infalible el jugo de limón, naranja, romero e hinojo.

Más sorprendente resulta el método seguro para mantener sana la dentadura narrado a la autora por un nonagenario que la consevaba en buen estado.

"Se da el casu de que tié que sel loh luneh, cortalsi las uñas de la manu derecha y lah del pie ihquierdu; al luneh siguienti lah de la manu ihquierda y lah del pie derechu, que cruci, y tié qu´acelsi treh becih seguidah y luegu una beh al meh"
Huelga decir que no pretendo exégesis ni comentario de texto acerca del opúsculo en cuestión, tan sólo la selección, forzosamente arbitraria,de algunos de sus pasajes francamente peculiares.

En Madroñera existen varias personas reconocidas por tener gracia para aplicar masajes con los dedos, amparándose en ciertos productos que ellos mismos elaboran en sus casas para que el masaje sea más efectivo (pág 83: El Aparato Locomotor)

"Cuando se lah rompían lah patah a lah obejah y lah cabrah lah curaba y lah iba mu bien, mu bien...Lah curaba ¿sabes? fíhate, porque ay becih que se chocan ¿no?, el ganau se choca, o s´entallan, o cuandu s´arremolinan, se cain y a lo mehol se rompin una pata , ¿no?, o una manu,¿no? y como allí en el campu no ay ciertoh remediuh que se necesitan, pueh...¿tu no sabih lo que´eh una retamera, no , una retama? Pueh la retama eh una planta qu´eh mu alta, bieni siendu comu la ehcoba. Buenu, pueh esah ahumah, esah ohínah, esah ahumah de la retama, lah machábamuh bien macháh, bien macháh y se hadi com´un fregón, como d´ehtopa, y preparah unah tablillitah, así,
com´un lápih, y si con cuatru tablitah así,aluegu aquellu, ¿sabih?, orinábamuh en ellu, ehtaba empapau de orin, la mehcla esa, esi machihu de esu, y se lo embolbía bien embueltu al güesu rotu; se la ataba y a mu pocu empezaba ya a apoyal y se curaba...Y pol aí pué aprendel aluegu algunu que tenía lah muñecah o, ¡cagu en Dios!, siempre lah curaba y siempr´iba bien.

Y según resulte,más adelante publicaremos otro capítulo,de modo que, Continuará....,velehí.

2 comentarios:

Vecinopardi dijo...

La Méndiga, la perra, a parío siete conejinis. Al velo a mí m'a dao el flato, y nesecito melecina pa remedialo, y el libro pa consultalo. ¿Ande se vende?

Enrius dijo...

Estimado Vecinopardi:
Pa mí quel libru ese no se vende pa consultalo,ara bien si l´a dao a usté el flato y tié el ehtómagu arrebuertu y tié usté ansiah y ganah de gomital, lo mehón eh el té de campo,¿sabes? que asienta el ehtómagu y proboca loh gómitus.
Eso de la Méndiga va a ser un fenómenu paranormá, d´esos o que no eh una perra, ques una coneha.
Le de usté una morfá de carameloh de ocalito,q´estará esmorecía la probe...Velequí!