miércoles, 25 de noviembre de 2009

Don Aureliano de Beruete y Moret. 1845-1912




E. Cavestany. Versión del retrato de Beruete pintado por Sorolla. 1985. Acrílico sobre lienzo.116 x 89 cms.



He confesado en varias ocasiones mi predilección por Los Raros como categoría, como grupo social en el que han tenido y tienen cabida múltiples personalidades con sus diversas manifestaciones vitales, músicos, artistas plásticos, escritores, trapecistas y un largo etcétera con el que no pienso seguir aburriendo a los posibles interesados en esta entrada. Esta es para un Raro, un pintor por quien siento una especialísima predilección; Don Aureliano de Beruete Y Moret.
Algún entendido(que los hay) me dirá : ¡Hombre, Enrius , Beruete no es un raro!
Bueno pues como quieran pero entiéndeme, en estos tiempos por los que atraviesan las artes plásticas o visuales, llenos de "instalaciones", artes electrónicas, "ciberpumbis" y artes "enchufadas"(en todos los sentidos), Don Aureliano es un Raro.
Quien se muestre interesado por este magnífico pintor madrileño no tiene, hoy en día , mas que pinchar en Google o en la Wiki y ¡hala, a enterarse! de modo que no vengo yo aquí para repetir biografía, hagiografía ni documentación sobre este artistazo, que suficiente hay.
Me gusta , no obstante, decir un par de cosas y mostrar otras pocas.

De un gran pintor madrileño, invitado por Martin Rico a la Escuela de Barbizón, fundador de la Institución Libre de Enseñanza, primer exégeta de un Velázquez ante cuyas exposiciones en El Prado no se formaban todavía largas colas plagadas de japoneses, impresionista y por lo tanto plenairista de la categoría de Sisley o de Monet, no se ha mostrado, que yo sepa, nada en esta ciudad abarrotada de exposiciones, superpoblada de "vida cultural y gastronómica" desde hace más de un cuarto de siglo. La última ocasión que merece ser citada fue la que nos brindó la entonces llamada Sala de Exposiciones de la Caja de Pensiones, hoy Caixa Forum, en su desaparecido espacio del edificio sito en La Castellana con Miguel Angel, en 1983.

Paisajista de los que ya no hay (no está de moda) pintó un Madrid fluvial a orillas del Manzanares también hoy desaparecido (si es que alguna vez existió), unos espacios antiguos frente a la Sierra del Guadarrama con esa atmósfera que, como paisajista castellano, sabía captar en busca de un mito imposible, la realidad esencial española tan inasible como todo lo que merece ser buscado.

He vivido parte de mi infancia y adolescencia mirando, en el cuarto de estar de la casa de mis padres, un hermoso paisaje de 1905 pintado por Don Aureliano al pie de los Alpes suizos, en la estación invernal de Mürren. De esas miradas cotidianas debió de surgir la descabellada idea de intentar ser pintor yo también, de modo que el cuarto de estar se transformó para mí en el cuarto de ser (esto puede que sea poético).
La gran vocación viajera de este artista, como la de muchos de sus contemporáneos ilustrados, le llevó a pintar en Francia, en Bélgica (en busca quizás de su maestro el gran paisajista Carlos de Haes),Alemania, Austria y, según parece, hasta San Petersburgo para buscar en El Ermitage la gran pintura española.
Bueno, basta de anécdotas y de confesiones personales. Lo que quiero mostrar en esta entrada son las imagenes relativas a este espléndido pintor que conservo y cuyo valor es únicamente el que tienen para mí.
Una vieja foto en formato tarjeta postal, encontrada en El Rastro, en la que se puede ver a Don Aureliano pintando (con ayudante) y en cuyo dorso está escrita de su puño y letra, la dedicatoria y la fecha.
Y mi versión del retrato que le hizo su amigo Sorolla, que también conservo, y he mostrado en una sola ocasión, como testimonio privado de mi admiración por este gran señor.
Ahí arriba están, pinchen en las imagenes, que ya saben ustedes que se amplían y se ven los detalles. Si les apetece las pueden volver a mirar y si alguna curiosidad por Don Aureliano han despertado estas líneas pues busquen sus cuadros, ya digo, hoy es fácil con el interné ese.
De nada.

18 comentarios:

O + un obnubilante recetado dijo...

Sé del aprecio que tienes a don Aureliano y al plenairismo en general y los tres documentos que aportas son interesantísimos, ese Enrius de Beruete con la skyline madrileña al fondo, ese fuego campestre, tan rembrantdiano, el asistente que llevaba la silla y los bártulos -oiga, guarden las distancias-, y los cuadernos tuyos, esbozados a pie del motivo, vividos en total sintonía con el entorno, con tu voz en las manos. Seguramente Beruete te ensalzaría, de haber sabido de tu existencia y, sobre todo, la de tu trabajo. Algunos artistas mereceríais vivir dos siglos más, aunque sólo fuera por ver hasta dónde os llevaría vuestro trabajo. Y nosotros que lo viéramos, dice el tío Florencio que, como ya he contado en alguna parte de esta Habitación, hoy está muy comunicativo, ¡qué digo!, está dicharachero.
La alegría de ver, la ceremonia de contarlo en imágenes, desde los propios ojos al cuaderno, del cuaderno hasta nuestros sentidos.
De las rapsodias de Constable a las verbenas de Beruete, ese es un mundo concreto. ¡Qué pena, la moda!

Ocnubilado dijo...

Lo del obnubilante recetado es porque el doctor Aramburu me ha prescrito no sé qué para levantar el ánimo y abandonar la desgana que ni siquiera está produciendo réditos literarios, sólo molicie y dejar hacer al mundo y a los minutos con sus extrañas imágenes.
Pero lo que digo sale de mí, no de la detielamida del ácido lisérgico.
Si no fuera por la sor mirándome a través de los cristales de mi habitación desde el jardín de los cerezos secos, fijo el ademán y los ojos, diría que tengo un buen día, sensible, incluso. Viva el ácido bencílico.

O dijo...

¡Y don Aureliano de Beruete!

Chari dijo...

A mí como que se me da que O está beodo de marihuana o algo.Ni Ali que lo ha tratado más reconoce en este que escribe al O de toda la vida.En fin,igual se ha picado con el sinsustancia ese de Darius y quiere demostrarle que si sería por literatura él tiene de dónde sacarla bien de dentro.
Yo recuerdo a los soldados negros de Aviación cuando bajaban los domingos a Logroño desde el Aerodromo de Agoncillo,con sus sonrisas feriadas de dientes blanquísimos y caras redondas,como de piedra,y se iban de vinos encendiendo pipas de kifi (no sé si se escribe así,pero no me apetece ir al Espasa) y acababan la noche con el semblante como el que imagino tiene ahora O,que san Mateo se lo bendiga.Qué mal hay en ello?Lo malo es que se cuelgue y no sepa volver.Échale una mano Enrius,que él lo haría por ti.

O,majo,que no te pases que los artistas no tenéis medida ni hay forma de pararos cuando os da la vena.Para mí que tu tío Florencio ya está más atento y por eso crees tú que está como unas Pascuas y es que está a lo que debe estar,osea,a ti.
Yo me pasé en una época con el Agua del Carmen y no veas lo que me costó que no me dejarían tomarla.

Alicia ha sacado un libro que tenemos de Beruete y hemos estado viendo otras imágenes de su trabajo y qué quieres que te diga,Enrius,a mí me resulta un poco triste,me recuerda las hambrunas de después de la Gran Guerra que contaba mi madre y las tristezas de las mujeres sólas rodeadas de paisajes solitarios,sin hombres animosos.También me hace recordar a don Pío Baroja,nada más ver las pinturas y es como que vería el Madrid barojiano.Yo prefiero el Madrid que tu esbozas y el Logroño de O,con colores que nunca han tenido,pero que creo yo han ido siempre dentro de los corazones de los madrileños y logroñeses.

Ali dice que estoy haciendo literatura,será que me ha contagiado O,benditos seáis los dos,que me hacéis la vida más bonita y sin ñoñeces,con todo,como si seríais hijos o,mejor, sobrinos,por no asustaros.
¿Conoces tú al doctor ese Aramburu,Enrius,o se lo ha inventado tu hermano?

Rosina,hija,dónde te metes.No te preocupes con lo de Mugica,Ali dice que es como que en Argentina hubiera ganado Atahualpa Yupanqui (tampoco recuerdo si se escribe así,pero es que el Espasa está en la habitacion de invitados y no me apetece echar a andar),pero que no pasa nada,en Canarias mandan los Sabandeños y ya ves,cada año más alemanes.
Escribe un poco mujer,que te echamos de menos.Como se fue Irislis y las demás ni chusmean ni murrean pues eso,que me quedo sóla con tanto hombre y me intimidan,algo,o así.
Un fuerte abrazo a todos.

Enrius dijo...

No sé en qué proporción debo repartir mi deuda de reconocimiento ante los comentarios de O y de un obnubilante recetado, ante los comentarios acerca de la entrada de Don Aureliano, pero la reparto a ojo. Tras la lectura del siguiente comentario, reservo un poco para el ácido bencílico.
Le digas al tío Florencio que los suyos (que me parece estar oyendo con su voz oscura y cascada) tan generosos como inhabituales, ponen en evidencia sus tiernos sentimientos que suele ocultar, en el fondo por timidez.
Madrid 2009.
Si Don Aureliano levantara la cabeza...yo besaría respetuosamente su noble frente ilustrada.

Enrius dijo...

Decididamente Chari, eres una moderna.
Tan satisfecho que estaba yo con los comentarios de O, del obnubilado y del tío Florencio, y vienes tú y pones la de arena.
Bien está por si se me descoloca el ego ( no es probable), pase que te escriba un precioso soneto y tenga que ser la sor quien me responda con redondillas generosas,
pase que menosprecies las opiniones de O atribuyéndolas a un supuesto estado alterado de conciencia pero que escribas que Don Aureliano te resulta triste, eso ya me duele. No, si ya digo que eres una moderna, ¡qué digo! , una posmoderna ucrónica. No te encabrites que no es un insulto, es el resultado de mi asombro al conocer tu idea de un plenairista como nunca lo hubo bajo las cumbres de Guadarrama.
Bien que prefieras el Madrid que yo esbozo (lo mismo algún día publico uno pintado), eso es lo que una tía debe de preferir de su sobrino madrileño, pero es como si serían amores familiares no por tales menos valorables.
No conozco al doctor Aramburu ese pero no creo que se lo hay inventado O.
Te pediría que miraras un poco más a Beruete pero ya comprendo, y de ello me quejo en la entrada, que no es fácil verlo "en vivo" hoy día y acaso más difícil en Logroño que no sé si alguien tendrá un cuadro de este señor. Y las fotos siempre mienten, y las de los libros más.
Afectos sinceros de tu adoptado sobrino.
Vale.

Chari dijo...

Y dale al bobo que no se entera! Que no me enmcabrito,Enrius,que me encabrono.Pero bueno,sigues sin enterarte de que hice Filosofía pura en la Universidad para mayores,en la de La Rioja.Y que aproveché bastante bien las clases y que supe del pensiero debole de Vattimo que viene a ser lo mismo de lo que tú hablas con tanta ligereza del posmodernismo ucrónico.Puede que me quede algo de platonismo de mi época cristiana,como a todo bicho español viviente,pero creo que no soy ni nihilista ni heideggeriana,ni seguidora a pies juntillas de Max Stirner,ni tampoco unamuniana,aunque sólo sería por el vasquismo con crucifijo de don Miguel,y si no soy nada de todo ello mal podría resultar que mi pensamiento fuera ucrónico,el idealismo exacerbado por demás.Tampoco soy romántica ni he dado motivos para que se me juzgue como a tal.
Que diga que Beruete es triste y barojiano y todo lo demás que dije de él,bien bonito me pareció,no es excenctricidad aunque dice Ali que lo que te ha molestado esta vez es que diga que tú esbozas Madrid y,mira,ahí sí que puedes llevar razón porque no estoy habituada a la terminología artística y quería decir que me gusta el Madrid que tú pintas (y que dice Alicia has hecho en todos los formatos y procedimientos y muchísimas veces,aunque yo no haya podido ver más que unas cuantas cosas,pocas,pero muy interesantes,no se me encabrite).
Vale: el Madrid que tú pintas.
Yo sé poco y de pocas cosas,y de pintura y arte en general poquísimo que viene a ser como que no sé nada en absoluto,así que me equivoqué al elegir "esbozar",lo siento mucho,sobrino de voluntad.Pero para que veas lo cabezona que soy (por eso me encabrono y no me encabrito como las ligeras de cascos) he ido esta mañana a la librería de Gumersindo Cerezo,que me queda muy cerca de casa,en Portales, y le he dicho a Teresa la dependienta (yo era muy amiga de su madre,Soledad,hija esta a su vez del fundador de la librería Cerezo) que me pida lo que habría de Beruete y de su época artística.Y a la espera de ello me he quedado porque en Logroño no es como en Madrid que vas y lo tienes todo al momento,aquí hay que esperar y cruzar los dedos.
Yo,sonetos no sé hacer,bastante tienen ustedes para reírse como mi castellano en prosa y no lo he intentado para no ser el hazmerreír de este blog,si no es que lo sea ya,una vieja hablando de poiesis y de lo que haga falta con gente tan joven y preparada.En lo único que podría yo ser amena y ágil sería precisamente en filosofía,pero claro ahí ustedes están muy bien intencionados pero la afición no hace al monje.
Bueno pues,un abrazo.

Enrius dijo...

Vale tía Chari.
Si lo que yo quiero es que mires a Beruete con atención y que ya sé que eres cultísima de tus años de universidad tardía pero fructífera.
O sea, que ya verás que en cuanto te consigan un libro con buenas reproducciones de los cuadros de Don Aureliano, te acaba gustando más que los franchutes.
Anda que no eres tú española como para eso y, si me apuras hasta más madrileña.
Que le digas al librero Gumersindo que te busque el libro de Don Aureliano sobre Velázquez que , en palabras mías, supera al de Ortega e incluso al de Gasset, y en palabras de un señor muy antiguo que se llamaba J. A. Gaya Nuño :
"Uno de los estudios más clarividentes, más perfectos, sobre la vida y obra de Velázquez".
Ya verás como deja de parecerte triste. Boba.

Anónimo dijo...

El otro día tuve en mis manos una manchita de D. Aureliano, pero al final no me decidí.

Un pintor que va al campo acompañado de su mayordomo, se merece el mayor de mis respetos...

Enrius dijo...

¡Lástima! estimado Anónimo.
si era sólo una manchita no sería cara... Tengo noticia de que ,avatares del mercado, los cuadros de Don Aureliano están a la baja en su cotización, y tal y como están las cosas no será mañana cuando suban. Si acaso se decidiera al final y en vista de su breve y amable comentario, hasta le pediría que me enviara una foto, anónima claro.
Un saludo.

Octavio dijo...

Bien. Por un momento abandono mi letargia y echo un vistazo a la página de Irislis Rodríguez y veo que se está metiendo en terrenos difíciles y arriesgados. Siento admiración por su trabajo.
Así, de pronto.
Se está rebelando desde su página contra los abusos que ella considera están sucediendo ahora mismo en su país, Venezuela. Se expone. Denuncia. Engrandece el medio. Felicidades Irislis. Me gustaría poder ayudarte. ¿Qué podemos hacer desde la plácida y abotargada España? Utilicemos el medio, hagámoslo más humano.
Ruego a todos los seguidores de este blog echen un vistazo a Muchas Cosas.

15 de diciembre de 2009 18:12

Anónimo dijo...

Yo le mandaría una foto, pero..., mía o del cuadro? Tengo el temor de que si se tratase de una foto mía, lo que usted me solicita, fuera victima de algún sortilegio y quedase para siempre encerrado en esta habitación

Enrius dijo...

¡Hombre (o mujer) Anónimo! Cómo se le ocurre que le voy a solicitar una foto de usted...
Era evidente que, si tuviera oportunidad, me la enviara del cuadro de Don Aureliano.
Por lo demás, aunque me la enviara de usted, tendría el detalle de no aplicarle ningún sortilegio.

Gastón dijo...

Mi querido Enrique:
No deja de tener su gracia y su pizquita de vanidad el encontrarase citado, aunque sea veladamente, en el blog de un amigo tan sensato como tú. Sin embargo, me pones en un brete al enfrentarme a nuestras divagaciones tabernarias en ese casinillo para náufragos del aburrimiento y cesantes de la cotidianidad que es nuestro querido y amparador Estar, al leerlas en blanco sobre negro.
Parece que esos dichos, sus petulancias y hasta con sus devaneos por la filosofía, deberían quedarse para nuestro menesteroso consuelo y para, en cualquier caso, verlas germinar en nuestras obras. Asi, que sin regañarte del todo, porque en de todas todas me falta edad y no poco gobierno, me pongo un pelín puntilloso, te digo:
—Por favor, Enrique, los comentarios del club (igual que los sobornos a los poderosos) han de quedar entre los caballeros que componemos tan distinguida y docta tertulia.
Amén.
Tu amigo ,
Gastón

Enrius dijo...

Querido Gastón:
Si lo que propones es que los comentarios y divagaciones tabernarias y más o menos filosóficas que exhalamos en El Estar deben verse "germinar en nuestras obras"(sic), estoy de acuerdo, y precisamente El Hipnal es una de las mías con la impagable colaboración de Octavio y las esporádicas de cuantos y cuantas comentaristas tienen a bien enriquecer sus virtuales páginas con los suyos.
De esta manera en nada traiciono tus deseos.
Te habrás fijado que cuando en la entrada menciono el leve desacuerdo con respecto al inefable Borges no menciono, como es mi costumbre en estos casos, ningún nombre ni apellido por considerarlo, por otro lado, del todo innecesario.
De esta manera y hasta que hoy has decidido encabezar con tu nombre el anterior comentario, el inocente secreto de tu identidad quedaba a salvo de posibles mirones malintencionados.
Si no escribiéramos( de vez en cuando ) de lo que hablamos, muchas de las entradas y comentarios de este blog serían pura divagación.
No esperaba que me pidieras secreto de confesión pero absuélveme de tan venial pecado.
Me gusta que hayas elegido para tu observación la entrada de Don Aureliano

interesado dijo...

¡Qué pardillo fantasioso eres, hermano!, el Uno aparece en el lugar convenido y el Otro, que resulta es Gastón, aparece por aquí por puro desconocimiento del manejo del blog. Aquí te pillo y aquí publico, sin otra intención que la de aparcarlo en alguna parte.
No hay intención al hacerlo al amoroso amparo de Aureliano. Es más, debiera fijarse Gastón del lugar en donde deja las cosas, y así luego las pueda encontrar. Mejor está en la Vindicación de un pedante que aquí, porque si no nos liamos todos mucho.

Rubén de Luis,Oleos y acuarelas dijo...

Me parece muy interesante la información que aportas al igual que la fotografía que tiene un incalculable valor.Aún existe ese Madrid que se empeño en pintar pero es dificil encontrarlo debido a que esa imagen haya sido un poco desfigurada por el tiempo y el progreso. Aún así si uno bordea Madrid por la Casa de Campo hasta Somosaguas pasando por el Puente de los Franceses aún se puede percibir el aroma de una época dificil de borrar.
Un saludo
Rubén
http://www.rubendeluis.com

Enrius dijo...

De las cosas que más me alegran,Rubén de Luis, es comprobar que alguien deambula por antiguas entradas de esta Habitación y se detiene en algunas como esta, que huelen a pintura.Tenía que ser un pintor (ahí te veo, frente al lienzo).
Bien por deambular, además, por la Casa de Campo y el Puente de los Franceses, lo que hace de ti un romántico.
Como debe ser.
Gracias por el comentario