domingo, 5 de abril de 2009

Omnipresencia del kitsch


El sol se estaba poniendo,las nubes estaban tórridas de sangre.
Oí un grito que atravesaba la naturaleza" Edvard Munch.1863-1944.

La dramática frase del pintor noruego acompaña a su famoso cuadro, "El grito" del que elaboró varias versiones en diversos procedimientos.
Poco después de la muerte del artista la irremediable necesidad del consumo , impuesta por el dios mercado, liberó a sus implacables diosecillos,el kitsch y el pompier. Inútil resistirse a ellos,estuvieron y seguirán estando porque su voracidad es insaciable. Su totalitarismo viene disfrazado de democratización de la experiencia estética.
La ironía ante este fenómeno ,inteligentemente propuesta por Valeriano Bozal en su breve reflexión: "Necesidad de la ironía" (La balsa de la Medusa. Visor.1999), se presenta como "la mejor posibilidad de resistencia".
Yo mantengo esta versión (hinchable) de "El grito" en la estantería del estudio que me ayuda a no olvidar la necesidad de esta resistencia.
Así son las cosas.

No hay comentarios: