martes, 7 de abril de 2009

Aquella famosa Península



Ante los últimos, y tan bellamente descriptivos, comentarios de nuestra seguidora Doña Rosina Cavestany
en la entrada "Esta es la habitación",en los que , entre otras cosas, se refiere a la Península de Burelandia,hemos recibido un correo de la Fundación Enrius, en el que se nos propone la idea de dar cabida en este blog al relato de la epopeya de los tres navegantes madrileños que llegaron en aquella época a coronar tan sensacional descubrimiento.
Estimamos, no obstante, que la extensión y complejidad del asunto merecería otro blog en el que se diera cuenta de los pormenores de esta epopeya y se mostrara la riqueza de la desconocida civilización de los Oparvorulos que tanto éxito tuvo en su presentación en Madrid,en el Museo de América y más tarde en la Fundación Antonio Pérez en la ciudad de Cuenca.
En atención a nuestros amables seguidores y con la modesta intención de tratar de despertar su curiosidad, hemos decidido publicar ,al menos, esta entrada en la que puede verse la fotografía oficial de la primera expedición del capitán Telfeusa del Rio(tercero por la izq. sin contar el asno), en busca de la región de los Filibotes y uno de los muchos retratos, que afortunadamente conservamos, de aquella heroica mujer, Homola de Cuvier, descubridora que fue, más tarde, de la más grandiosa arquitectura oparvorula: La Gran Musaka.

12 comentarios:

Irislis dijo...

Le confieso que esta tarde le he visto al salir del banco, donde estaba yo esperando me cambiasen por moneda comunitaria un fajo de billetitos multicolores, de mi tropical terruño. No he tenido éxito.

Desconsolada y abatida, me he sentado en un café al aire libre, que por acá llamamos "Panadería" y que en la mayoría de los casos tienen por dueño un portugués. Cuál ha sido mi sorpresa al verle a usted (sí, estoy segura que era usted) caminando con mucha prisa con una avejentada carpeta de cuero bajo el brazo. Dudé en saludarlo en un primer momento, por no querer importunarle, hasta que al llegar a unos cuantos metros de mí, le he visto tropezarse con una dama cargada de bolsas y paquetes y dejando caer algunos de sus papeles. Usted no lo ha notado, seguramente, pero sí habrá de recordar el incidente. Al verlo alejarse me acerqué hacia donde ocurrió el encontronazo, pues ví que aún quedaban algunos papeles en el suelo.
Mi intención no ha sido otra que regresarselos, de lo contrario, no se lo estaría contando ahora, pero me ha sorprendido hallar unas hojas amarillentas, escritas con una caligrafía ininteligible de la que sólo he podido comprender dos palabras: Oparvorulos y Burelandia. No podrá imaginar el efecto que me ha causado ver plasmadas en aquel ajado papel las mismas palabras que escribieron en el obituario de mi madre: "...de descendencia oparvorúlica no comprobada.." y "...se sospecha sea la última persona nacida en la península de Burelandia, de la cual casi nada se sabe..."
¿Cómo ha llegado hasta usted esta información? ¿Qué sabe usted de mi madre muerta y de su misterioso pueblo natal?
He pasado los últimos 10 años de mi vida tratando de develar este misterio, me dijeron, hará unos 7 años que en Macondo, cruzando la frontera, estaba la respuesta. He llegado hasta allí, pero no he encontrado más que la cruz de la iglesia enterrada en la arena.
Debe decirme lo que sabe.

Enrius dijo...

Amiga Irislis. Sabía que esas fotos llamarían su atención.
Probablemente era yo cerca de la "Panadería" y recuerdo el incidente.Casi no puedo creelo.
Dicen ,quienes me conocen ,que tengo el don de la ubicuidad,es decir que parece ser que se me puede ver en dos lugares distintos y geográficamente distantes, a la vez. A un famoso jesuíta y parapsicólogo madrileño, el padre Pilón, aseguran que le pasa lo mismo. En mi caso,yo lo dudo y no puedo saberlo con certeza,se trata de mi ectoplasma que vive su propia vida al margen de mí. Pero no sabe usted bien dónde se ha metido al recoger del suelo esos papeles.
Entra usted en el conocimiento de uno de los más sensacionales descubrimientos de "aquella época".Conserve los papeles,le ruego que no los pierda. Lo irá usted sabiendo todo(y es mucho más de lo que imagina).
En esta primera ocasión no puedo sino hacerle un brevísimo resumen:
Tres navegantes madrileños,en la época en la que Madrid era puerto de mar,tuvieron la fortuna de llegar a la Península de Burelandia,tras una azarosa travesía del Atlántico cuyo documento cinematográfico afortunadamente conservamos en la Fundación Enrius.Allí entraron en contacto con los restos de la desconocida civilización de los Oparvorulos que floreció en arte, ciencias y pensamiento durante más de cinco siglos.
Mapas mudos encontrados en el archivo de Oñestrán,en la isla del mismo nombre ,cercana a la costa oriental de la Península,(y que coservamos en perfecto estado)certifican que "en aquella época",estaba situada al norte de Venezuela, en la desembocadura del Orinoco, siendo las actuales Trinidad y Tobago los restos de aquel cataclismo que hundió para siempre la Península, a la manera de la Atlántida.
Olvídese de Macondo, créame. Sus raíces están más cercanas.
Creerá que es presunción por mi parte, lo comprendo, pero al recibir su comentario he sabido más de lo que intuía al visitar su web.No se asuste pero acerca de su madre fallecida, creo saberlo todo.
El tesoro documental, arqueológico y antropológico,cedido a la Fundación por Fermín S. Politos Duncan,descendiente directo de uno de los navegantes, cuenta con más de doscientas cincuenta piezas de un valor incalculable que se presentaron en Madrid hace cinco años, en el Museo de América.
Me estoy excediendo en el prometido resumen,perdóneme.
Comprenderá usted mi referencia en la entrada que ha llamado su atención,a la necesidad de otro blog en el que pudiera darse siquiera una breve visión de un suceso tan extraordinario como desconocido.
Por favor, conserve esos papeles, le vá a usted y a su pasado, mucho en ello.
Un afectuoso saludo.

Ocnecio, Ocnubio, etc. dijo...

Siento comunicarles a todos que se han llevado esta tarde a Florencio a una Residencia de La Comunidad y que a mí me han desalojado porque tienen que fumigar.
Así que, aprovechando que estoy mucho mejor, me marcho yo también a terminar mi novela a otra parte.
Dejo a Enrius a cargo de todo, a cargo de todo estaba, y si alguna vez me necesita me llamará y haré lo que me pida.
No puedo decir que ha sido un placer conocerles a todos de esta manera, pero lo digo: ha sido un placer.
A partir de ahora seré un mirón de lo que cuenten ustedes que suceda en este hotel tan raro, pero no volveré a intervenir más.
Abur.

Tony Soprano Jr dijo...

Me parece que Oc... e Irislis andan un poco despistados pues la solidaridad dentro de la desigualdad inicial parece descomponerse conforme las unidades gentilicias se van integrando en unidades más amplias como la propia etnicidad oparvorula.Así queda el camino libre para una reformulación de las relaciones sociales, que, a partir de un momento dado se van integrando en un sistema de clientelas. El fundamento del poder no estará ya en la antigua dependencia familiar (grave error que la Mafia soluciona) sino que queda relegada a un segundo plano aunque sigue estando presente como no podía ser menos.
Al primar el sistema clientelar las relaciones de dependencia se derivan de la organización del trabajo, es decir la base del poder se establece en las dependecias sociolaborales (los sindicatos que dominamos los mafiosos, je, je). Así el cliente entrega al dominante parte de su producción, mientras que el miembro de la unidad gentilicia participa en un circuito interno en el que él no llega a ser poseedor, no te jode a él se lo vamos a dar. Comprendéis la idea pringaos. Seré mafioso pero no gili y he ido a la Universidad de Macondo

Fede& CIA dijo...

Joder, Soprano y k bien tespicas macho. Es k lo q akba d dcir es d kjon.

Tony Soprano Jr dijo...

Bien Fede..eso, parece que hay alguien en este blog que sabe de que va la pelicula. Pues te cuento que en las primeras fases de surgimiento de las jerarquias locales culmina en el momento en el que se produce su perpetuacion hereditaria que da lugar a la perpetuación de las dinastias. Este proceso va acompañado por una paulatina llamemosla "urbanizacion" del territorio dominado mediante las bandas menores. Esto implica una forma de ocupacion del territorio mas articulada, con centros de distinto tamaño y funcion....Es el reflejo de la aparició de territorios "politicos",con coherencia economica,administrativa e incluso social. Las bandas mas pequeñas tienen como objetivo la explotacion del entorno circundante por medio de actividades que dios me libre de llamar delictivas, pero que proporcionan los productos necesarios para su autoabastecimiento y un excedente que habran de entregar a un centro administrativo del que dependen politica y administrativamente. Estos centros intermedios estan, a su vez, sometidos a "el capo" central capaz de ofrecer "servicios" de los que solo hablaré en presencia de mi abogado. Y no cuento mas pues estoy escribiendo un libro para que lo estudien en un master en Muchaschuches.

Irislis dijo...

Mis más profundas palabras de disculpa,por haberme ausentado de manera tan intempestiva de este lugar de reuniones, que tanto "mola", incluso a las más recientes genereciones "sms-ísticas".

Con el fin de comunicarles la razón de mi prolongada ausencia, he de remontarme a unas tres semanas atrás, cuando le comenté, amigo Enrius, el haber encontrado unos papeles suyos, o que al menos estaban en su poder, hasta que el destino los puso en el mío.

Le prometí en aquel entonces que los devolvería intactos. Lo que no le adertí, sin embargo, fué la necesidad de saber su contenido, pues las inscripciones que allí se leían resultaban inexorables para mí, pero la posibilidad de que revelaran detalles acerca de mi pasado familiar, el cual desconozco, resultó demasiado tentador.

Investigué en google y en wiki (Rosina no es la única que emplea estas modernas y eficientes tecnologías del tercer milenio) y dí con un supuesto traductor que cobraba en bolívares fuertes (sí, aún no he podido hacer el cambio a billetes verdes o moneda comunitaria)

Así pues, le contraté y en su extraño español (mucho más extraño que el de algún margariteño pasado de copas) me indicó que no debía buscar al oeste de Venezuela, sinó ir al Noreste. Cómo iba a saberlo! Y por qué me dejé engatuzar con las historias falsas de Macondo!!
No quise perder más tiempo, me fuí con la ropa que llevaba puesta y apenas un cambio adicional (soy ligera de equipaje, cuando la situación lo amerita.

Ni siquiera me dió tiempo de cerrar la puerta de la habitación del Hipnal, ni de despedirme de ustedes, pues pensaba el viaje sería corto, pese a estar preparada para cualquier cosa.
Está demás decirles que me adentré con el corazón esperanzado hacia las azules playas, contraté a un par de trinitarios quienes juraron conocer el lugar al cual yo me dirigía.
Pasamos varios días recorriendo diminutos islotes, encallamos en más de una ocasión, y sufrí quemaduras de segundo grado en la espalda al haber olvidado el bloqueador solar en tierra firme.
Los trinitarios jugaron con mi paciencia y buena voluntad, al punto que al acabarse mi dinero me dejaron varada en una isla en la cual solo podía refugiarme del sol bajo una mata de coco. Para volver a mi país, debí hacer un pacto con unos jóvenes piratas (no hablo de los cibernéticos, sinó de los que solían usar parches en los ojos y patas de palo) y en un par de horas aprendí el arte de pescar perlas en el fondo del mar. Sí, yo también pensé que ya no quedarían muchas, pero se sorprenderían de la cantidad que hay en el lecho marino, sólo hay que saber buscar.
Es evidente que mi sangre indígena se manifestó no solo en lo lacio de mi cabello castaño oscuro, sinó además en mis poderosos pulmones que me permitieron recuperar una buena cantidad de perlas que me valieron el regreso al continente y un puñado más que desde ahora me acompaña prendido de mi cuello.

Les ruego nuevamente, disculpen la tardanza, y aunque mi poca paciencia me valió esta interesante aventura, no brindó ninguna respuesta a mi duda existencial, por lo tanto, amigo Enrius, me pongo nuevamente en sus manos, esperando me brinde algo de su luz y conocimiento en el tema.

Irislis dijo...

Al amigo Soprano, por otra parte, le recomiendo sea más precavido al revelar sus conocimientos de la metodología gerencial que usted denomina "mafia", pues en realidad deja entrever que usted estuvo, o quzás aún está relacionado con las redes de los "negocios pirámide".
Quizá la compañía que viene con Fede sea realmente la CIA. Si es así, le están pisando los talones.

Enrius dijo...

Bienvenida otra vez amiga Irislis.
Mi insistencia en ese fascinante lugar de su blog, que muestra un asunto de mi predilección: los lugares abandonados,la tranquilizadora advertencia de Soprano e incluso el aparente enfado y la también aparente misoginia de Anónimo, seguro que no eran sino evidentes expresiones de nuestro deseo de volverla a saber en casa.
Al dejar la puerta abierta de su habitación, llegó hasta la alberca "..el aroma de su perfume embriagador" que, en frase de Anónimo,más que misoginia delata, a mi entender, todo lo contrario.
No dude que "Anónimo " saldrá y dará la cara en cuanto lea esto.

Por el lado de los documentos en su poder, me tranquilizo pues de haberlos perdido supongo que me lo habría dicho.
Su aventura con los piratas buscadores de perlas, su propia inmensión en las que supongo azules y transparentes aguas del Atlántico o en el mismo golfo de Paria (eso no queda claro) han despertado mi imaginación hasta límites preocupantes (tengo diagnosticado un exceso en ese sentido y debo cuidarme). La he imaginado buceando en busca de perlas y créame,ha sido demasiado emocionante para un antiguo submarinista como yo,cuyos problemas en el oído medio ya no me permiten tales inmersiones.
No me voy a premitir tampoco
imagirala con una perla entre los dientes.
Mi hipertenso sistema vascular no me lo perdonaría.

Si entra usted en "Aquella famosa Península2", podrá ver una pequeña selección de las imagenes de los navegantes madrileños,la cultura oparvorula y algunas piezas del tesoro documental y arqueológico .
El interés demostrado por usted acerca de su verdadro origen creo que merece ,por su extensión, otro comentario que le incluiré
muy gustoso en la antedicha entrada.
Bienvenida otra vez.

Tony Soprano Jr dijo...

Mi desolada Irislis
Gracias por preocuarse por un servidor,poca gente lo hace, únicamente el FBI, la CIA, etc. Tranquila que yo me cuido.
Pero a lo que vamos, por mis muchas visitas a Colombia, por asuntos que no vienen a cuento en este momento,rocomendaría un paseo por la Guajira colombiana y también venezolana. Alonso de Ojeda a finales del siglo XV quedó prendado de las indígenas wayuu pero sobretodo de otras perlas también preciosas. Puede iniciar sus investigaciones desde Venezuela en la Isla de Cubagua y llegarse al Cabo de la Vela. Yo la recomendaría a algunas de mis amistades en Riohacha pero creo que no son muy convenientes para una dama.
Muchos éxitos y ya nos contará.

Carlos Stern dijo...

No sabía muy bien cómo entrar en este blog tan extraño con el que he disfrutado tanto y hoy encuentro el relato de la aventura de Irislis y esto me anima definitivamente a participar entre todos vosotros. La razón principal que me impulsa a entrar en lo que vosotros llamáis `La habitación del Hipnal´ y particularmente en este apartado de `Aquella famosa Península´ ha estado como he dicho en el relato de la aventura perlífera de Irislis porque yo me he dedico a la compra venta de perlas y al control comercial para mi empresa de las ostras perlíferas en el Yucatán y el Índico principalmente. Hace muchos años mi tío Momi Stern me inició en Tánger en este negocio tan aventurero y desde entonces he viajado, importando y exportando estas gemas orgánicas, así como derivados de madreperla, también trabajo en Freshwater, que se obtienen de moluscos en agua dulce, y en otros derivados para la alta costura y la orfebrería de lujo. Admiro la decisión de la señorita Irislis para zambullirse y practicar el buceo a pulmón sin ninguna preparación previa, si exceptuamos como ella misma indica sus genes tan bien dotados que me sembra fuera descendiente del mítico Nicolao el Pez. No es fácil aprender de piratas el uso del esnórquel y mucho menos el buceo de captura sin ofrecer nada a cambio, estando como supongo una bella mujer joven y entiendo que bien armada y, aunque no lo indica, acompañada de escolta defensor, uno o varios, dada la peligrosidad de los terrenos en donde se ha aventurado y la gente con la que se topó.
Tambien podría ser que la señorita Irislis se haya aventurado principalmente por los terrenos de la aventura literaria caribeña, imaginando y componiendo aventuras al irrefrenable impulso de su fantástico descaro del que me confieso su más rendido admirador.

A sus pies, señorita,
Carlos Stern

Chari Cenzano dijo...

Hoy es mi cumpleaños, 80. También yo soy de Géminis.
Graciassss....